Reserva Hotel

2
1 2 3 4
0
0 1 2

Hoteles

MALLORCA, PALMA
MALLORCA, PLAYA DE PALMA
MALLORCA, MAGALLUF
MEXICO, ISLA HOLBOX

Newsletter


Mallorca

Valldemossa situado en la Sierra de Tramuntana, en la costa norte de Mallorca, es uno de los lugares más visitados y emblemáticos de Mallorca. Se trata de un pueblo y un paisaje de una extraordinaria belleza, para disfrutar paseando por sus calles empedradas y estrechas, cerradas al  tránsito.

Sus orígenes se remontan a la dominación musulmana de Mallorca, con unas casas que representan una muestra de la arquitectura popular mallorquina, caracterizada por una gran sobriedad y sencillez de sus formas. En la plaza Pública, la parte más antigua de Valldemossa, es donde se encuentran el mayor número de casas con tejas pintadas en la cornisa del tejado de la fachada, una característica frecuente en Mallorca, pero sobretodo en pueblos de montaña, fruto de supersticiones que pretendían proteger la casa y a sus habitantes de las desgracias.

La iglesia Parroquial de Sant Bartomeu se fundó en el siglo XIII, si bien su aspecto actual se debe a una serie de reformas y ampliaciones llevadas a término hasta el siglo XX. Con planta de cruz latina, cubierta por una bóveda de cursería con capillas laterales.

El oratorio de la Beata Catalina Tomás, se encuentra en la calle de la Rectoría número 5. Esta fue la casa natal de la Beata Catalina Tomás en 1531, que a su muerte fue convertida en oratorio. Su actual aspecto data del siglo XVIII.

 

La Cartuja: Una gran parte del conjunto puede ser visitado, y de hecho es uno de los monumentos más visitados de Mallorca. Hay una farmacia del siglo XVII junto al patio de Les Murteres y los corredores, que en forma de claustro dan acceso a las celdas, donde se conservan recuerdos de la estancia de Fryderyck Chopin y George Sand, como el piano de la casa Pleyel que el compositor utilizó para componer algunas de sus obras, y de la vida de los monjes. Los cuales en la celda tenían un pequeño vestíbulo, un estudio donde dormían, un taller para sus trabajos manuales donde tenían un torno, por el cual recibían los alimentos con un curioso indicador de la cantidad de pan que deseaban, y por último, tenían un jardín separado de los otros por un muro, donde cultivaban su huerto.

No les estaba permitido hablar más que media hora a la semana, así como tampoco podían comer carne, sino era de tortuga. El conjunto también acoge al Museo Municipal, donde se expone de la imprenta Guasp de 1622, dispone de una sala dedicada a la figura del Archiduque Luis Salvador de Austria, otra dedicada a los pintores que han residido en la Sierra de Tramuntana, y el Museo Municipal de Arte Contemporáneo.

La Cartuja también hace las funciones de centro cultural, cada año se organizan los Festivales Chopin, en el palacio del Rey Sanç, se organizan actuaciones de bailes populares de la agrupación Parado de Valldemossa, entre otras actividades culturales.

 

Galería de fotos